What’s the Difference Between Blood Sugar vs. A1c?

Por Christine Byrne |

Understanding blood sugar vs. A1c is key to managing diabetes. Esto es lo que cada uno dice y no dice.

Dieta para diabéticos y concepto de alimentación saludable. Glucómetro y verduras de trasfondo.

A veces parece que los resultados de las pruebas del consultorio del médico están escritos en código.
Pero cuando se trata del azúcar en sangre y la hemoglobina A1c, también conocida como HbA1c o simplemente A1c, es un asunto muy fácil de resolver.

Tanto si ya tiene diabetes, como si corre el riesgo de desarrollarla, o bien si cuida a alguien con esta enfermedad, esto es lo que necesita saber sobre la diferencia entre el azúcar en sangre y el A1c, además de consejos sobre la forma de mantener ambos dentro de un rango saludable.

¿Qué es el azúcar en sangre?
Medir el azúcar en sangre, también llamado glucosa en sangre, es una forma de saber exactamente cuánta glucosa hay en el torrente sanguíneo en un momento dado, explica el doctor Renu Joshi, especialista en endocrinología, diabetes y metabolismo, y jefe de endocrinología del UPMC Central Pa.

Si no tiene diabetes, su nivel de azúcar en sangre suele medirse únicamente durante los exámenes físicos anuales y cuando ingresa en el hospital por cualquier motivo. Las personas que viven con diabetes, por otro lado, deben medir en forma periódica su propio nivel de azúcar en sangre. De hecho, el control de la glucosa en sangre es "lo más importante que se puede hacer para controlar la diabetes tipo 1 o 2", según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

¿Por qué? Porque es importante que la glucosa en sangre se mantenga dentro de un rango saludable, y medirla con regularidad le permite ver qué hace que sus cifras suban o bajen, como la ingesta de ciertos alimentos, el ejercicio, el estrés o los medicamentos que toma.

Si su nivel de azúcar en sangre es demasiado bajo (hipoglucemia), puede perder la capacidad de pensar con claridad y funcionar con normalidad. Si sube demasiado (hiperglucemia) y se mantiene alto, puede provocar graves complicaciones relacionadas con la diabetes, como enfermedades cardíacas, problemas oculares, daños a los nervios y enfermedades renales, dice el Dr. Joshi.

¿Cómo se mide el azúcar en sangre?
El azúcar en sangre se mide con un medidor de glucosa. Usted se pincha el dedo y coloca una gota de sangre en una tira reactiva, que luego se introduce en el medidor electrónico. Después de unos segundos, aparece la lectura en miligramos de glucosa por decilitro de sangre, abreviado como mg/dL.

Algunas personas prefieren los monitores continuos de glucosa (CGM), que utilizan un diminuto sensor insertado bajo la piel para medir constantemente el nivel de azúcar en sangre. Cuando sus niveles son demasiado altos o demasiado bajos, el CGM envía una alerta a un monitor o a una aplicación en su teléfono.

¿Con qué frecuencia debo medir el azúcar en sangre?
La frecuencia ideal depende de cada persona, por lo que su médico le indicará cuándo y con qué frecuencia debe medir sus niveles, dice Vandana Sheth, R.D.N., portavoz de la Association of Diabetes Care & Education Specialists.

Como mínimo, recomienda que las personas con diabetes se midan el azúcar en sangre en ayunas a primera hora de la mañana (cuando no hayan comido durante unas ocho horas) y que realicen otra medición después de la comida principal del día. Las personas que se inyectan insulina —es decir, todas las personas con diabetes tipo 1 y algunas con diabetes tipo 2— probablemente tendrán que hacerse la prueba con más frecuencia.

¿Cuál es el nivel de azúcar en sangre saludable?
La Asociación Americana de la Diabetes (ADA) recomienda lo siguiente para la mayoría de los adultos con diabetes, salvo embarazadas:

Antes de las comidas: de 80 a 130 mg/dL
Una o dos horas después del inicio de una comida: por debajo de 180 mg/dL

Dicho esto, factores como la edad, los medicamentos que toma, y si tiene diabetes tipo 1 o tipo 2 pueden afectar sus objetivos personales de azúcar en sangre, por lo que es importante que trabaje con su médico para identificar los mejores objetivos para usted.

¿Qué es la hemoglobina A1c?
La hemoglobina A1c es una media de todos sus niveles de azúcar en sangre de los últimos tres meses, que se mide con un simple análisis de sangre.

Dado que el nivel de azúcar en sangre puede cambiar mucho a lo largo del día —en función de lo que coma, de la actividad que se realice o de los niveles de estrés—, una sola lectura realizada durante una visita al consultorio no es muy útil para el médico de cabecera. El médico quiere tener el panorama general de cómo están cambiando (o no) sus niveles de azúcar en sangre a lo largo del tiempo. Ahí es donde es útil una prueba de la A1c.

"La hemoglobina A1c se utiliza para monitorear qué tan bien está controlando la diabetes a lo largo del tiempo", dice el Dr. Joshi. Puede revelar si es necesario cambiar algo de su plan de tratamiento, y también se utiliza habitualmente para diagnosticar la prediabetes y la diabetes.

Los niveles de azúcar en sangre constantemente altos aumentarán su hemoglobina A1c, y los niveles de azúcar en sangre constantemente bajos la reducirán. Sin embargo, las dos medidas no se expresan en las mismas unidades, y eso puede ser confuso. Mientras que el azúcar en sangre se mide en miligramos por decilitro (mg/dL), la hemoglobina A1c se da como un porcentaje.

¿Por qué un porcentaje? Cuando el azúcar entra en el torrente sanguíneo, se une a la hemoglobina, la proteína del interior de sus glóbulos rojos que transporta el oxígeno de los pulmones a todo el cuerpo. Todas las personas tienen algo de azúcar adherida a la hemoglobina, pero las que tienen niveles más altos de azúcar en sangre tienen más. La prueba de la A1c mide el porcentaje de glóbulos rojos que tienen hemoglobina recubierta de azúcar.

¿Qué es una hemoglobina A1c saludable?
El objetivo de la mayoría de las personas que controlan la diabetes es mantener los niveles de hemoglobina A1c por debajo del 7 por ciento, dice el Dr. Joshi. "Su médico de cabecera puede tener otras recomendaciones para usted, dependiendo de su salud general, edad, peso y otros factores".

La prueba de la A1c que se utiliza para diagnosticar la prediabetes o la diabetes usa las siguientes directrices de la ADA:

Normal: por debajo del 5.7 por ciento
Prediabetes: entre el 5.7 y 6.4 por ciento
Diabetes: 6.5 por ciento o más alto

¿Con qué frecuencia tengo que hacer una prueba de hemoglobina A1c?
Como la hemoglobina A1c mide la media del azúcar en sangre a lo largo del tiempo, no es necesario verificarla con tanta regularidad. Por eso, los medidores de glucosa caseros no la miden; es necesario acudir al médico para que le extraiga sangre.

Conexión
Elegibilidad
Centros
Suscríbase a nuestro boletín informativo
Es rápido y fácil: Usted podría estar entre las 13 millones de personas elegibles.
¿Ya es miembro? Haga clic para descubrir nuestros más de 15,000 centros participantes.

Síganos

Las personas con diabetes bien controlada suelen someterse a la prueba de hemoglobina A1c dos veces al año, dice el Dr. Joshi, mientras que quienes no la controlan bien necesitarían hacer la prueba cada tres meses. Le corresponde a su médico decidir con qué frecuencia necesita la prueba.

¿Cómo puedo mantener los niveles de azúcar en sangre y A1c en un rango saludable?
Aunque es útil conocer la diferencia entre el azúcar en sangre y la hemoglobina A1c, las estrategias para mantener ambos dentro de un rango saludable son las mismas.

En primer lugar, es importante que converse con su médico de cabecera para determinar un rango saludable en su caso, y para establecer objetivos de azúcar en sangre en ayunas, después de las comidas y en la hemoglobina A1C. Fuera de eso, Sheth y el Dr. Joshi recomiendan lo siguiente:

1. Efectuar controles regulares de azúcar en sangre. "Medir la glucosa en sangre y llevar un buen control de sus lecturas es esencial para saber cómo las diferentes actividades, alimentos, medicamentos y estrés afectan las lecturas de la glucosa en sangre", afirma el Dr. Joshi.

Piense en las lecturas del azúcar en sangre como una herramienta para ayudarle a sentirse mejor, añade Sheth. "Si no sabe cuál es su nivel de azúcar en sangre, no puede tomar decisiones que le ayuden a evitar subidas y bajadas de niveles en el futuro".

2. Saber que hay diferentes estrategias para diferentes personas. No hay una dieta o un conjunto de reglas de estilo de vida que funcione para todo el mundo en cuanto al control del azúcar en sangre y la hemoglobina A1c. En lugar de abrumarse con demasiados detalles, Sheth recomienda comer con regularidad a lo largo del día, mantenerse hidratado y consumir alimentos equilibrados que contengan una mezcla de verduras sin almidón (espárragos, remolacha, brócoli, col), proteínas, carbohidratos y grasas saludables (aguacate, frutos secos, aceite de oliva).

3. Moverse 10 a 15 minutos después de las comidas. Esto es muy útil después de las comilonas, ya que puede evitar que el azúcar en sangre suba demasiado, dice Sheth. Salir a pasear o hacer alguna tarea ligera de jardinería o de otro tipo son buenas opciones.

4. Conseguir ayuda profesional. Si tiene problemas para mantener el nivel de azúcar en sangre dentro de un rango saludable o simplemente quiere más orientación, un dietista o un especialista certificado en educación y cuidado de la diabetes (que puede ser un dietista, pero que suele ser enfermero) puede ser de gran ayuda. Puede trabajar con usted "para crear un plan de acción personalizado que le mantenga por el buen camino", dice Sheth.

¡Tome en línea sus clases favoritas de SilverSneakers!
Los miembros de SilverSneakers pueden acceder a clases de fitness y talleres de bienestar en directo a través de SilverSneakers EN VIVO. Consulte el calendario más reciente y RSVP las clases aquí.

¿No es miembro? Si tiene un plan de Medicare, puede que incluya SilverSneakers sin costo adicional para usted. Verifique su elegibilidad al instante aquí.

Descubra si es elegible para SilverSneakers, el beneficio de fitness que se incluye con muchos planes de Medicare Advantage. VERIFIQUE SU ELEGIBILIDAD