¿Qué es la fragilidad, en realidad?

Por Elizabeth Millard |

Lo que no es: sinónimo de persona mayor con debilidad. Conozca lo que realmente significa la fragilidad y cómo puede prevenirla.

Dos amigas riendo juntas

La palabra "frágil" se usa a menudo para describir a un adulto mayor que generalmente es delgado y tiene debilidad muscular. Pero ese uso no es del todo correcto.

La fragilidad es una verdadera condición médica que puede provocar complicaciones graves, especialmente si no está familiarizado con los síntomas. Es por eso que le pedimos a dos especialistas en geriatría que nos explicaran cómo se diagnostica la fragilidad, por qué es un problema y qué puede uno hacer para prevenirla o tratarla. Esto es lo que debe saber.

¿Qué es exactamente la fragilidad? 

"La fragilidad es un estado de mayor vulnerabilidad a eventos estresantes", dice Liron Sinvani, M.D., un hospitalista geriátrico de Feinstein Institutes for Medical Research de Northwell Health en Manhasset, Nueva York. No se trata solo de músculos débiles o baja densidad ósea. Todo su sistema se ve afectado, lo que podría reducir su respuesta inmunitaria y aumentar su riesgo de infecciones o enfermedades crónicas, dice.  

"La fragilidad afecta aproximadamente a 1 de10 personas mayores de 65 años y conduce a una función y salud reducidas", agrega el Dr. Sinvani. "Es un síndrome que significa que su cuerpo es menos capaz de hacer frente a los factores estresantes cotidianos o agudos como las enfermedades, que puede causar un efecto dominó".  

Aún se está discutiendo una definición más estandarizada de fragilidad dentro de la comunidad médica, agrega Scott Kaiser, M.D., geriatra y director de salud cognitiva geriátrica del Pacific Neuroscience Institute en Providence Saint John's Health Center en Santa Mónica, California. Pero dice que se concuerda en que implica un deterioro fisiológico caracterizado por la vulnerabilidad y un mayor riesgo de resultados de salud negativos, incluidas infecciones, enfermedades que deben tratarse en el hospital, caídas y discapacidad.  

¿Qué causa la fragilidad y cómo se diagnostica? 

Envejecer, especialmente más de 75 años, es un factor de riesgo importante para esta condición, pero no es el único, dice el Dr. Sinvani. Otras cosas que contribuyen a la fragilidad incluyen:

  • Bajos niveles de actividad física o inmovilidad 
  • Mala nutrición 
  • Aislamiento social o soledad 
  • Enfermedad crónica como diabetes o insuficiencia cardíaca 
  • Enfermedad avanzada como el cáncer 

Para diagnosticar la fragilidad, su médico buscará síntomas que incluyen pérdida de peso involuntaria, agotamiento y debilidad abrumadora, lo que significa que todo lo que hace parece que requiere un gran esfuerzo, dice el Dr. Sinvani. Durante un examen, también puede hablar sobre:

  • Si ha perdido involuntariamente 10 libras o más en el último año 
  • Si tiene problemas para ponerse de pie sin ayuda 
  • Si ha notado algún problema con su fuerza de agarre, lo que puede indicar una debilidad muscular general 
  • Si su nivel de actividad ha disminuido en el último año, incluido el ejercicio formal más las tareas domésticas y pasatiempos 
  • Si se siente agotado tres o más días la mayoría de las semanas 
  • Su velocidad al caminar, ya que ir despacio puede ser un signo de fragilidad 

"En el diagnóstico, observamos cómo todos estos podrían estar conectados", dice el Dr. Kaiser. "Por lo general, puede haber una serie de problemas. Por ejemplo, si ha perdido mucho peso, eso puede hacer que se sienta débil y, por lo tanto, pasará más tiempo en la cama. A su vez, eso causa pérdida de movilidad y equilibrio y aumenta el riesgo de caídas y la función cognitiva ", dice. "En pocas palabras, la fragilidad implica algún tipo de deterioro en términos de su salud".

¿Se puede prevenir la fragilidad, incluso si tiene más de 65 años? 

La fragilidad no es una parte inevitable del envejecimiento, dice el Dr. Kaiser. Incluso si tiene algunos signos tempranos de fragilidad (como cualquiera de los criterios de detección mencionados anteriormente), puede ser reversible con intervenciones específicas.

"La investigación sugiere que la actividad física regular, incluyendo caminar y el entrenamiento de fuerza, puede mejorar la movilidad y la fuerza en general, lo que reduce el riesgo de debilidad", dice el Dr. Kaiser. Además del ejercicio, otros hábitos de estilo de vida también pueden ser de gran ayuda, como:  

Conexión
Elegibilidad
Centros
Suscríbase a nuestro boletín informativo
Es rápido y fácil: Usted podría estar entre las 13 millones de personas elegibles.
¿Ya es miembro? Haga clic para descubrir nuestros más de 15,000 centros participantes.

Síganos
  1. Comer saludablemente. Trate de llevar una dieta rica en verduras, frutas, nueces, semillas, cereales integrales, mariscos y aceite de oliva extra virgen y baja en carnes rojas, azúcares añadidos y alimentos refinados y procesados. Un ​​​​​​​metaanálisis publicado en el Journal of the American Geriatrics Society determinó que esta forma de comer, conocida como Dieta Mediterránea, se asocia con un riesgo reducido de fragilidad en los adultos mayores. 
  2. Mantenerse conectado socialmente. Una investigación reciente en The Lancet​​​​​​​ rastreó a más de 9,000 adultos durante 14 años y encontró que tanto la soledad como el aislamiento social aumentaban el riesgo de desarrollar fragilidad. La buena noticia es que, al igual que puede tomar medidas para mejorar su estado físico o su dieta, puede establecer conexiones sociales de varias maneras. Véalas aquí. 
  3. Mantenga su mente activa y comprometida. Las dificultades cognitivas y la fragilidad se han relacionado en estudios, y parecen ser bidireccionales, lo que significa que si se vuelve más frágil, es más probable que tenga problemas con el deterioro cognitivo y viceversa, según una revisión de investigación en Frontiers in Medicine. .El ejercicio es una excelente manera de mantener el cuerpo y la mente fuertes, pero otras formas de mantener el cerebro en forma incluyen leer, aprender una nueva habilidad o actividades creativas como pintar, tejer o dibujar.

Todos estos juntos no solo son esenciales para disminuir el riesgo de fragilidad, sino que también son clave para su control. No existe un tratamiento único, como medicamentos, para la fragilidad. Lo que más ayuda es llegar a las causas fundamentales y abordarlas, dice el Dr. Kaiser.

Por ejemplo, si tiene un mayor riesgo de fragilidad debido a una dieta deficiente o al sedentarismo, puede ayudarle a concentrarse en cambiar esos aspectos de su vida diaria.  

"Este es un tema importante para ver en sus primeras etapas, porque es entonces cuando puede hacer la mayor diferencia", dice el Dr. Kaiser. "Los hábitos saludables relacionados con el ejercicio, la nutrición y el tiempo social pueden contribuir en gran medida a prevenir la fragilidad y ayudar a tratarla si ya está en progreso".

Verifique su elegibilidad para SilverSneakers al instante 

Los miembros de SilverSneakers pueden ir a miles de gimnasios y lugares de acondicionamiento físico en todo el país, además de tomar clases en línea de SilverSneakers EN VIVO que están diseñadas para personas mayores de todos los niveles. Si tiene un plan de Medicare, puede incluir SilverSneakers, sin costo adicional. Verifique su elegibilidad para SilverSneakers al instante aquí.

¿No es elegible para SilverSneakers? Puede seguir recibiendo más de 200 videos gratis On-Demand de SilverSneakers y mantenerse en contacto con nosotros creando su cuenta en línea.

Comenzar a encontrar su lugar es rápido y fácil. Su plan de salud podría ya incluir el beneficio de SilverSneakers. VERIFIQUE SU ELEGIBILIDAD